LAGO CUEVA DE SA CAMPANA, HALLAZGO

A FOTO 1 -PORTADA

Artículo en Prensa

Desde el año 2013 el espeleólogo e instructor de buceo, Rafael Minguillón Forteza,lleva realizando la actualización topográfica de la cova de sa Campana (Sa Calobra. Escorca). A raíz de ello se han descubierto nuevas salas y, lo más importante, el lago subterráneo más profundo de Mallorca, a -334 m y tras su exploración subacuática, alcanzando la cota final de la cavidad a -358 m.                                                                                                                                  

Se confirma que la cova de sa Campana es la más profunda de Mallorca.

Pincha en el artículo para leer la noticia

¿Qué le motivó explorar esta cavidad tan emblemática de la isla?

-La verdadera motivación fue debida a las continuas visitas como guía para llevar a otros espeleólogos de aquí, peninsulares o extranjeros. Los cuales me preguntaban, cómo siendo la cavidad más grande y profunda de la Isla, no teníamos una topografía mejor definida, acorde a su importancia, con su ficha técnica, etc.

salida exploratoria Rafael MinguillónEs tal la magnitud de sus salas que podemos estar horas en ellas, explorando, haciendo fotos o filmando. La belleza es indescriptible, por lo que el tiempo pasa muy deprisa y no eres consciente. En esos momentos, aprovechaba para escudriñar rincones. De esa manera me daba cuenta que habían zonas no exploradas o bien diferían de la primera topografía por lo que decidí emprender el duro trabajo de exploración y nuevo levantamiento topográfico.

-La cueva ya figuraba en la Cartografía Toponímica de Mallorca (J. Mascaró Pasarius, Palma 1958). La primera topografía se realizó en 1972, por el Grupo Geográfico de Gracia, con una profundidad de -317 m.

-Tengo que decir que muchos desistieron participar por no creer en un proyecto tan ambicioso y, otros, por el enorme esfuerzo físico y tiempo que supone. Muchas veces superando las 16 h, llegando los últimas incursiones a estar 26 h ininterrumpidas.

El hallazgo

 Así, tras 2 años de dura labor, dieron sus frutos. El descubrimiento de nuevas salas y un lago de 30 m de longitud, el 21 de noviembre de 2015 y la  exploración subacuática el 5 de diciembre.

d Explor. subacuática. Rafael Minguillón

El 3 de octubre de 2015, con Pilar García, Marina Vergara y Félix Gutiérrez, exploramos varios pozos y recovecos, para después ir a una sala que encontré en una exploración anterior, con un pocete de varios metros y frente a ella, un agujero de 30 cm que me llamó la atención. Para acceder a esta sala, tuvimos que realizar una desobstrucción. Como pude pasé la cabeza y observé una sala mayor y más profunda. La morfología del terreno y el estar expuesto al vacío, no permitía una cómoda penetración, además nos quedamos sin material de instalar y sin cuerdas. Pudimos colar a Marina gracias a su flexibilidad y estatura, sujetada a unos pocos metros de cuerda sobrante, confirmando lo visto. Le dimos el nombre; paso MarinaGuey.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue una exploración de 26 h ininterrumpidas.

El  21 de diciembre de 2015, me acompañan Marina Vergara, Félix Gutiérrez, Antonio José Tarazaga, José Vicente Pardo y Kiko Linde.

Objetivo; descender hasta los -325 m y superar el paso MarinaGuey. Eso quiere decir más equipo; cuerdas, taladro, maceta, cortafrío, chapas, comida, indumentaria para el frío gélido, etc..

Desobstruido el paso MarinaGuey, aparecimos en lo alto de una rampa atiborrada de barro. Tras un descenso en aéreo, damos a un terraplén lleno de piedras. Más abajo tenemos otra sala algo más amplia, pero peligrosa por las continuas caídas de piedras. Desde un extremo de la sala oímos discurrir el agua que se va filtrando bajo nuestros pies. Toda la zona está cubierta de barro con graciosas formas; unas zonas parecen un bosque de abetos en miniatura y en otras, como si hubieran pasado un rastrillo. Tras una veintena de metros y superada una galería semi vertical, aparece la sorpresa: el Lago.

c Explor. subacuática Rafael Minguillón

Las mediciones dan 20 m de longitud con una anchura variable de entre 1,5 y 3,5 m. Tras iluminar hacia el fondo, ya apreciamos que tiene mucha profundidad. Según los cálculos estamos a -334 m y aún falta la exploración subacuática. Se ve difícil, por la morfología del terreno, rodeada de una capa gruesa de barro y desnivel en rampa casi vertical, el agua se teñirá en segundos de fango impidiendo la visibilidad.

Exploración, 19 h.

Ahora venía lo más temerario: ¿Quiénes se atreverían a llevar a cabo la mayor osadía de volver a las entrañas de la cueva, superando múltiples estrecheces, descenso de pozos y rampas, pasando frío, hambre, sueño, cargados con el equipo de buceo, botellas, lastre e ingente material subacuático y volver a remontarlo todo hasta el exterior y posterior caminata hasta los vehículos?

El 5 de diciembre, emprendemos la más compleja y dura exploración hasta la fecha. Cuatro personas: Pilar García, Marina Vergara, José Vicente Pardo y un servidor, Rafael Minguillón, somos los únicos atrevidos.

Volvemos con cinco sacas bien cargadas, pesan 18 Kg. cada una. Equipo completo de espeleobuceo, lo más incómodo son las botellas. El descenso por coladas, estrecheces, pozos y más estrecheces, se realizan con gran esfuerzo físico, teniendo que montar varios polipastos para trasladar el equipo. Una vez en el lago, preparo el equipo en medio de un fangal, llegando incluso a no distinguir los aparatos.

Una vez listo, desciendo por la cuerda hasta la superficie del lago. Montando una línea de vida y una luz química señalizadora. El agua tiene un sabor dulce y está gélida. Me doy cuenta que bajo los pies de mis compañeros que me observan, hay un paso a una sala. Es el mismo lago, por lo que en realidad alcanza los 30 m de longitud. Lo primero que hago es una visión general del entorno, de sus paredes. Los seis metros de la parte final, son una plataforma cubierta de fango a 1,5 m de profundidad. Visibilidad: 1 m. Comienzo el descenso sin apenas ver nada. Voy recorriendo las paredes rodeando el lago. Hay formaciones curiosas y roca madre a la vista. Hay pequeñas formaciones estalagmíticas incipientes en el extremo por donde se filtra el agua de lluvia. A medida que desciendo las paredes se ensanchan considerablemente. Llegando a los 24,5 m de profundidad topo sobre un banco de fango con forma piramidal, hundiéndome hasta las rodillas. Sigo explorando el fondo del lago, pero la visibilidad es casi nula y sin más aire y sin línea de vida para mi seguridad, doy por terminada, por el momento, la exploración subacuática.

Fue una exploración de 26 h ininterrumpidas.

b Explor. subacuática Rafael Minguillón

Agradecimientos

 A todos los que me han apoyado desde el principio y han colaborado dentro de sus posibilidades y tiempo disponible. En especial a Pilar García,  que ha estado ahí desde el primer día y a participado en todo momento, a Marina Vergara y a Félix Gutiérrez, por el extenuante esfuerzo físico de porteo y horas interminables en condiciones insoportables por estas últimas incursiones, manteniendo el buen humor en todo momento. Y en extensión a Marcel Pacheco, Pedro Martín y Alberto Martín.

Rafael Minguillón Forteza

13 julio 2016 Publicación del artículo en la revista digital Gota a Gota