Pico Balaitus, 3144m

04 octubre 2009  (domingo)

PICO BALAITUS  3144m

Vertiente española desde el refugio Respomuso

…¡¡Piedraaa….!!! Un bloque de más de 60 cms, viene directo a nosotros y justamente en el peor sitio. Se parte en dos al golpear a escasos centímetros de la cabeza de Vicente…

     Hemos dormido en la buhardilla de maravilla. El despertador ha sonado a las 6:15h y al poco ya estamos desayunando. La noche es bien oscura. Excursionistas se preparan para el ascenso al Balaitus.

     Ascenso duro de narices nada más empezar, unas cuatro horas hasta el pico. Todo el trayecto duro pedregal, cascotes inmensos y otros no tanto. Pasamos por la arista Le Bondidier, con mucho cuidado por los desprendimientos, a nuestros pies pequeños ibones con muy poca agua, prácticamente secos.

     A medida que nos acercamos a la Brecha Latour, el ascenso tan pedregoso es brutal, más de 45% de desnivel positivo. Empiezo a tener problemas en la zona abdominal, un mal movimiento, con lo cargado que vamos, me ha fastidiado, cada esfuerzo es un sacrificio, un dolor casi insoportable, más las ganas de comer que no es posible.

     La Brecha Latour, 2912m, es la parte más delicada del ascenso, mejor dicho, la más peligrosa. El terreno se desmorona y caen “chuzos” de roca. Casco obligado y arnés y cuerda. Dos parejas empiezan la escalada, siempre en la boca… “ !!!piedraaa….¡¡¡”. Es una vertical de unos 5 metros, con dos resaltes. Escalada al vacío y en oposición. Se nos ponen las partes bajas en lo alto del cuerpo. Ahí donde te sujetas, ahí se desprende el terreno,  te quedas con la roca en la mano, y  otras caen, el de abajo toca protegerse… ¡esto es de locos!
      Después de superar los resaltes, unas clavijas bien separadas y poco donde sujetarte. Algunos necesitamos la cuerda para poder subir con seguridad, ahí está Vicente, de primero para asegurarnos a Pedro y a mí. El grupo de 12, que está detrás nuestro nos adelanta, bueno, mejor dicho, les dejamos que pasen, eso sí, con mucho cuidadín, que no hay sitio para muchos en estas altitudes, rodeado de vacío. Caen piedras, más piedras. Superado el paso de las clavijas, remonte por la cresta hasta un pequeño pico, de aquí pasamos por la Gran Diagonal, donde ya vemos los Pirineos Franceses, con un ascenso más cómodo llegamos al pico. ¡Coronado el Pico Balaitus, con sus 3144m!. Alegría en el cuerpo y con hambre. 

     Primero las fotos,  luego nos ponemos a comer y admirar el paisaje. Kilómetros de Cordillera Pirenaica. Aunque hace calor el aire es gélido. Cabeza recalentada y garganta y nariz heladas, esto no es nada bueno.

     Dejamos que el grupo de madrileños empiece el descenso antes que nosotros, les damos ventaja, pero al poco los cogemos. En la zona de la Gran Diagonal, donde empieza el descenso en rappel se demoran mucho, afortunadamente, tenemos el sol que nos caliente, pero no por mucho tiempo. Estamos un buen rato esperando. Hay que tener en cuenta que nos hallamos en una cresta inestable, apenas donde poder agarrarse. Las caídas de piedras es casi constante y un error o un golpe de ellas te manda 100 m abajo dando tumbos y un aéreo de narices.

     Empezamos el descenso en rappel, varios largos de unos 30 mts. No hay apenas donde ponerse y el vacío a nuestros pies es cada vez más patente. Al llegar a una de las reuniones, cuatro personas juntas es peligrosísimo, nos agarramos donde podemos. Tan cargados con las mochilas que éstas te invitan a volar, ¡no gracias!.

     ¡¡Piedraaa….!!! Un bloque de más de 60 cms, viene directo a nosotros y justamente en el peor sitio. Se parte en dos al golpear a escasos centímetros de la cabeza de Vicente, un trozo pasa entre Pedro Miguel y yo, a punto de darme en la mochila y mandarme directo a un vuelo libre y sin paracaídas, y el otro trozo sobre Pedro  y su cuñado, Vicente, quedando un trozo sobre su mochila.

     En mi experiencia en montaña y espeleología, como otras actividades, he sentido lo que es el miedo muchas veces, el miedo ha caerte mientras escalas, o a 900 mts bajo tierra; movimientos de tierra, cascadas de agua que te quieren tragar, etc…. Pero nunca he sentido, como aquí el pavor a sentirte una “mota” insignificante, a punto de caer al vacío. Como a mis compañeros, el miedo nos invade, queremos bajar ¡YA!, pánico casi escénico nos invade. ¡Ya a toda hostia! Hemos visto peligrar nuestras vidas bien en serio.

     Una vez terminado los rappels, recogemos el material y tras tres horas agotadoras y brutal bajada por pedregal llegamos al refugio. Llegamos a las 16h, no hay nadie salvo una pareja que se quedará a dormir también. Descansamos un poco, duchamos, cenamos y preparamos las cosas para la salida de mañana, otra que tal, Picos del Infierno, ¡¡¡más cresterío!!!   

PARA VER TODAS LAS FOTOGRAFÍAS PINCHA AQUÍ

       

Esta entrada fue publicada en General, VIAJE: Pirineos3000;Balaitus-Picos del Infierno-Pico Midi d´Ossau-Guara y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s