Avenc d´Escorca o de sa Vessa -136mts

pict7169Vicente accediendo al pozo principal, -117 mts

10 abril 2009 (viernes Santo)

 

Después de varios días intentar coordinar la salida con la gente, al final nos presentamos Vicente y yo. Unos porque tienen que trabajar, otro de baja por “malito” a última hora del mismo día y otros por compromisos.

 

Reorganizamos el material a llevar y nos dirigimos hacia Escorca. Cerca del punto kilométrico 24, pasada la urb. Son Macip, dejamos el vehículo, nos ponemos el mono de faena y con dos petates cada uno iniciamos el acercamiento al avenc (sima). Nos adentramos en el encinar (S´Era d´Escorca) y siguiendo la pista a  unos cientos de metros nos desviamos para tomar un camino empedrado, bastante deteriorado por el abandono del mismo.

 

Sobre nosotros las nubes abundan, su color oscuro hacer prever que nos lloverá, el aire es fresco y las piedras están empapadas, lo que nos hace ir con mucho tiento a no patinar, sobre todo Vicente que tiene una rodilla tocada.

 

Sin mucho preámbulo encontramos la boca, habremos descendido unos doscientos metros desde la carretera. Antes que nada hay que comer, luego nos ponemos el arnés y pertrecharnos con el material espeleológico, comprobar estado de las cuerdas y meterlas de forma ordenada en las sacas. Llevamos una cuerda de 100 mts y otra de 60 mts. Creemos que un poco justas, pero ya veremos. El pozo tiene una profundidad de 139 mts.

 

Vicente inicia la instalación (como de costumbre), yo empiezo a hacer unas fotos y luego a esperar a que se deslice casi 90 mts sin fraccionar. La espera, por impaciencia, se me hace larga. Al final escucho lejano que dice “¡Bajaa…!¡pon un protector…!. Perfecto, me toca. Hemos quedado que como a -90 mts hay un fraccionamiento y hay que poner la otra cuerda y hacer un péndulo para llegar a una ventana (agujero en una de las paredes), ahí nos veremos. Él me espera colgado al vacío a esa profundidad casi a oscuras.

 

Voy descendiendo y hago fotos de la oscuridad del avenc y con un solo punto de luz, es la boca que cada vez se hace más pequeña (foto). La cuerda empieza a quemar igual que el “stop”(descensor por la que pasa la cuerda), al cabo de unos largos minutos llego hasta mi compañero. Aquí me anclo como puedo. Los dos, con el peso de la sacas, tenemos las ingles doloridas, la presión hace que la sangre no fluya adecuadamente por las piernas y tenemos los pies que se nos duermen, el dolor es bastante insoportable.

Le paso mi saca con la cuerda de 60 mts. la que nos tiene que bastar hasta el final del pozo. Vicente hace la unión de las dos cuerdas (foto). Desciende lentamente y penduleando y agarrándose como puede a la pared llega a la ventana. Practica un anclaje natural en un puente de roca. Le grito en medio de la oscuridad que me duelen las piernas, tengo el pie derecho dormido hasta la rodilla y estoy colgado de la cuerda con el cuerpo hacia abajo y las piernas en alto. Que me diga si puedo bajar, si hay sitio para los dos. No está  seguro, no se ven otros anclajes, al final me dice que sí, que baje, estrecho es la base en la que se encuentra. Uff… despierto la pierna y poco a poco inicio descenso y llego hasta él. Base de unos 70 cm por 1 mts aprox. Lo justo y listo.

 

Poniendo protectores y entre un anclaje natural  y otro artificial, vamos descendiendo entre unos resaltes, son la base de unas chimeneas muy amplias que  cuelgan paralelas al pozo principal del avenc. Y sin darnos cuenta llegamos al fondo. La cuerda…. Justa, justa, basta ver la fotografía, apenas un metro nos ha sobrado. La pericia y experiencia de Vicente ha hecho posible el milagro.

 

Me enseña algo asombroso inscrito en una de las coladas. No me lo puedo creer. Comemos y foto de llegada. Ya después de descansar a subir. La costumbre es; el primero que baja o instala, es el primero en subir. Así que, me quedo el último y veo ascender a Vicente, yo detrás, desinstalando. Nos encontramos en la ventana. Aquí, me toca esperar a que él llegue arriba, se tarda bastante, ya que, la cuerda chiclea demasiado. En el fraccionamiento inicial, recuperas más de diez metros de cuerda sin subir ni un metro. Luego chicleando, se hace la eterna subida.  Otra espera en la humedad de la cavidad, me quiero tumbar pero no hay sitio apenas ni para estar sentado. Cuando oigo el grito de “Libreee…” empiezo a desentumecerme, hago péndulo para llegar a la vertical del pozo, recupero la cuerda de 60 mts, que dejo colgada y hacia arriba. Eterno… se me hace eterno, chicleo total. Consigo llegar al exterior, desinstalo y entre los dos con un artefacto de Vicente, recuperamos los 160 mts de cuerda que cuelgan verticalmente con todo su peso. -No pesa  na la jodia.

 

Terminamos sobre las 15 h. Nos toca recogerlo todo, dos petates cada uno y a sudar subiendo unos 25 minutos hasta la carretera. Nos cambiamos y a comer otro poquito. El día es fantástico a medida que bajamos a Palma, hace un sol de justicia. Listos, otro avenc dominado, ahora a por otro… 

 

PARA VER  TODAS LAS FOTOS  PINCHA AQUI

 
 
 

 

 

Esta entrada fue publicada en ESPELEOLOGÍA, General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s